Sistema de Banca Estatal dejo de funcionar para el Costarricense.

“DEFADE pide giro de la banca del Estado hacia la producción y correcta capacitación de los consumidores financieros“.

“Imagen con fines ilustrativos”

Costa Rica no se escapa y se encuentra inmerso en tiempos de inestabilidad económica mundial. Ante las grandes perdidas económicas que han generado las restricciones en la libertad de transito y de comercio debemos implementar medidas extraordinarias. Es necesario implementar un nuevo giro en la operación de la Banca Estatal de este país, re direccionando hacia donde la estadística indica son nuestras principales fuentes de producción. Los emprendimientos y PYMEs en servicios, turismo, comercio, agropecuario, entre otros, generan el mayor porcentaje de empleo y es aquí precisamente donde los consumidores financieros requieren se coloquen los fondos recaudados por el Estado.

El Estado de hoy 2021,  nos ofrece un sistema con exclusión del crédito para invertir y un modelo con irrespeto a las garantías para los deudores. Por medio de actividades incorrectas como el acoso, cobro de operaciones prescritas, engaño, intimidación,  muchas gestionadoras de cobro y crédito han amasado muchos recursos económicos, pero los que han pagado el precio son los ciudadanos en su generalidad.

La sinergia del modelo que estamos utilizando no fluye hacia la justicia, respeto de derechos humanos y fortalecimiento de la economía, sino hacia la productividad económica de un selecto y pequeño numero de personas. Un sistema justo y eficaz debería enfocarse en crear riqueza fortaleciendo los encadenamientos productivos, es decir, desde el agricultor que siembra, hasta los profesionales liberales que brindan sus servicios en el comercio. Costa Rica en comparación con los demás países del área,  se ha vuelto comercialmente desfasado, en temas tecnológicos aplicados al Estado y comercio en forma conjunta, generando una simplificación para hacer las cosas eficientes y efectivas.  Para aumentar los ingresos como país debemos modernizarnos, con la ayuda de un Estado interesado en producir riqueza no solo para cubrir sus gastos operativos, sino para el bienestar de todos.

También, somos creyentes que deben los deudores tener preparación y contar con libre acceso a una Asesoría bancaria, para formar parte de la masa de deudores del Sistema Crediticio para el Desarrollo que requerimos. Una economía donde no hay justicia ni equilibrio en algún momento deja de funcionar, precisamente lo que sucede en la nuestra.

Olvidamos como generar riqueza para todos, con el dinero de todos que administra la Banca Estatal.

Escrito por

Isaac G. Martinez M

¡DEUDAS PRESCRITAS!

ACREEDORES TIENEN 4 AÑOS PARA COBRAR SUS CREDITOS Y 1 AÑO PARA LIQUIDAR INTERESES.

Asesorarse con un experto antes de pagar sus deudas le podrían ayudar financieramente. Con un abogado enfocado en Cobro Judicial,  podría evitar pagar mucho, no abonar nada o cancelar intereses o cuentas que legalmente ya no tiene que pagar. En Costa Rica existe lo que legalmente se conoce como el principio de la seguridad jurídica. La Sala Constitucional ha definido la seguridad jurídica como:

“la confianza que los ciudadanos pueden tener en la observancia y el respeto de las situaciones derivadas de la aplicación de normas válidas y vigentes”.

Aplica para las deudas comerciales, hipotecarias, prendarias, civiles, entre otras, y es por ello que el paso del tiempo abra la posibilidad para que el pago de las deudas sea inexigible por un tema de prescripción establecido por ley.

Tome en cuenta los siguientes consejos:

  1. Entre sus deudas podrían existir intereses que ya se encuentran prescritos:  Esto quiere decir que en la mayoría de casos se cobran montos sobre las deudas que ya se encuentran prescritos (vencidos) y si usted no lo alega podría estar pagando de más sin darse cuenta. El cobro de intereses (no del capital) prescribe cada año, tal y como lo indica el artículo 984 inciso b) del Código de Comercio.
  2.   La prescripción de deudas comerciales es de cuatro años. Si tiene deudas con tarjetas de crédito, pagarés, letras de cambio, telefonía, vehículos, electrodomésticos, etc., según el artículo 984 del Código de Comercio son deudas que prescriben en el plazo de cuatro años. Salvo el caso de hipotecas, cuyo plazo de prescripción es de diez años.
  3. La excepción de prescripción debe ser interpuesta mediante un abogado. Esta excepción no opera de pleno derecho, lo cual significa que dicha petición debe ser presentada por medio de un abogado de la manera correcta ante el juzgado correspondiente.
  4. ¡OJO! Si usted realiza un abono a la deuda se interrumpe el plazo de la prescripción. Lo anterior significa que, si usted de buena fe realizó un pago antes de declarar la prescripción, esta se interrumpe y ya no podría alegarlo para no hacer el pago de dicha deuda ni puede solicitar la devolución del dinero. (Podría incluso ser invitado a un arreglo de pago en apariencia conveniente para usted, pero podría resultar un engaño para cobrarle los intereses o interrumpir su prescripción)

6. En muchos casos puede renegociar las deudas. El buen asesoramiento de especialistas le puede ayudar a renegociar su deuda con mejores condiciones.

Para consultas con la asesora que redacta la presente nota, comuníquese al los teléfonos 22480544 o por medio de WhatsApp 70882110, Stephanie Portuguez.

El suicidio ya es la principal causa de muerte de los jóvenes

El suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte en los jóvenes en países miembros de la OCDE, como también en Costa Rica, algo que nunca había pasado en la historia desde que se dispone de estadísticas. En 2019 se quitaron la vida 309 jóvenes españoles (país miembro de la OCDE) de edades comprendidas entre los 15 y 29 años.

Manteniéndonos en este país europeo, existe la percepción entre los jefes de servicio de psiquiatría de los hospitales, que durante los últimos meses las urgencias en este campo se han disparado. De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP), este tipo de atención en menores se ha duplicado desde el inicio de la pandemia, lo que se ha traducido en un agravamiento de los trastornos de conducta alimentaria y un aumento de los casos de ansiedad, alteraciones obsesivo-compulsivas, depresión, autolesiones e intentos de suicido en adolescentes.

Para agravar mas la situación, en Costa Rica esta la tasa de desempleo juvenil más alta de los países miembros de la OCDE, duplicando el promedio de los países que son parte y se informa que también se tiene la tasa más alta en el caso en específico de los jóvenes.

A través de su portal web, el organismo colocó el dato de que Costa Rica tiene una tasa de desempleo juvenil del 40%, siguiéndole en el segundo lugar España con un 37%. Es decir, somos el país miembro con peores números y más proyección de afectación en la salud mental, situación económica, aumento en índices de criminalidad, entre otras.

Cabe destacar que, 28 países miembros ampliaron los subsidios a la contratación existentes o introdujeron nuevos subsidios en respuesta a la crisis de Covid-19, y de esos, 12 utilizan estas medidas especialmente para apoyar el empleo de jóvenes que buscan empleo (Australia, Chile, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Corea, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Portugal, Rumanía y Reino Unido). Dicha iniciativa sería beneficiosa para nuestro país, puesto que al cierre de marzo, 25 de cada 100 jóvenes no estudiaba ni trabajaba.

Durante el presente año, la OCDE urgió a los países miembros a invertir en la salud mental de la población por la afectación producida en la presente pandemia, esto según el último informe de dicha organización.

La COVID-19 ha afectado a muchos de los elementos que ayudan a mantener la salud mental:

– La vida social.

-El empleo.

– El compromiso educativo.

– El ejercicio y los sistemas sanitarios.

La falta de empleo y el endeudamiento forma parte del día a día de los costarricenses, de forma tal que el 74% de los costarricense acepta tener algún tipo de deuda, según demuestra un estudio de la Oficina del Consumidor Financiero “Endeudamiento de los hogares costarricenses”, la cual tuvo una muestra de 1.200 personas de 18 a 65 años en todo el país.

En promedio, las personas tienen entre dos y tres deudas, y los hombres, personas de 25 años o más, jefaturas de hogar, aquellos con trabajo remunerado y personas con educación universitaria suelen ser quienes más caen en deudas. Que un familiar cercano perdiera su empleo recientemente o que se enfermó de gravedad y tener pérdidas en su negocio son algunos de los motivos principales para adquirir esas deudas.

Todos estos datos, deberían generar impacto y conciencia en la población en general como en la clase política de Costa Rica, es el momento de reflexionar y ser proactivos respecto al futuro del país. Los jóvenes somos el futuro y es un deber iniciar con un fortalecimiento de la economía; que nos lleve al buen vivir de la actual y próximas generaciones de la juventud,  con acceso a empleos de calidad y acceso al crédito para inversión en condiciones razonables.

ISAAC G. MARTINEZ MATARRITA

Asesor Legal

es_CRSpanish
Agregar al carrito de compras