El suicidio ya es la principal causa de muerte de los jóvenes

El suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte en los jóvenes en países miembros de la OCDE, como también en Costa Rica, algo que nunca había pasado en la historia desde que se dispone de estadísticas. En 2019 se quitaron la vida 309 jóvenes españoles (país miembro de la OCDE) de edades comprendidas entre los 15 y 29 años.

Manteniéndonos en este país europeo, existe la percepción entre los jefes de servicio de psiquiatría de los hospitales, que durante los últimos meses las urgencias en este campo se han disparado. De acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP), este tipo de atención en menores se ha duplicado desde el inicio de la pandemia, lo que se ha traducido en un agravamiento de los trastornos de conducta alimentaria y un aumento de los casos de ansiedad, alteraciones obsesivo-compulsivas, depresión, autolesiones e intentos de suicido en adolescentes.

Para agravar mas la situación, en Costa Rica esta la tasa de desempleo juvenil más alta de los países miembros de la OCDE, duplicando el promedio de los países que son parte y se informa que también se tiene la tasa más alta en el caso en específico de los jóvenes.

A través de su portal web, el organismo colocó el dato de que Costa Rica tiene una tasa de desempleo juvenil del 40%, siguiéndole en el segundo lugar España con un 37%. Es decir, somos el país miembro con peores números y más proyección de afectación en la salud mental, situación económica, aumento en índices de criminalidad, entre otras.

Cabe destacar que, 28 países miembros ampliaron los subsidios a la contratación existentes o introdujeron nuevos subsidios en respuesta a la crisis de Covid-19, y de esos, 12 utilizan estas medidas especialmente para apoyar el empleo de jóvenes que buscan empleo (Australia, Chile, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Corea, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Portugal, Rumanía y Reino Unido). Dicha iniciativa sería beneficiosa para nuestro país, puesto que al cierre de marzo, 25 de cada 100 jóvenes no estudiaba ni trabajaba.

Durante el presente año, la OCDE urgió a los países miembros a invertir en la salud mental de la población por la afectación producida en la presente pandemia, esto según el último informe de dicha organización.

La COVID-19 ha afectado a muchos de los elementos que ayudan a mantener la salud mental:

– La vida social.

-El empleo.

– El compromiso educativo.

– El ejercicio y los sistemas sanitarios.

La falta de empleo y el endeudamiento forma parte del día a día de los costarricenses, de forma tal que el 74% de los costarricense acepta tener algún tipo de deuda, según demuestra un estudio de la Oficina del Consumidor Financiero “Endeudamiento de los hogares costarricenses”, la cual tuvo una muestra de 1.200 personas de 18 a 65 años en todo el país.

En promedio, las personas tienen entre dos y tres deudas, y los hombres, personas de 25 años o más, jefaturas de hogar, aquellos con trabajo remunerado y personas con educación universitaria suelen ser quienes más caen en deudas. Que un familiar cercano perdiera su empleo recientemente o que se enfermó de gravedad y tener pérdidas en su negocio son algunos de los motivos principales para adquirir esas deudas.

Todos estos datos, deberían generar impacto y conciencia en la población en general como en la clase política de Costa Rica, es el momento de reflexionar y ser proactivos respecto al futuro del país. Los jóvenes somos el futuro y es un deber iniciar con un fortalecimiento de la economía; que nos lleve al buen vivir de la actual y próximas generaciones de la juventud,  con acceso a empleos de calidad y acceso al crédito para inversión en condiciones razonables.

ISAAC G. MARTINEZ MATARRITA

Asesor Legal

es_CRSpanish
Agregar al carrito de compras